1 diciembre 2022

RADIO LATINOS FM

Transmitiendo desde el centro del planeta para todo el mundo – Los mejores artistas latinos estan aquí – Latinos FM numero 1 en español

¿Cómo afecta el estrés a nuestra vida sexual?

Compartir

El estrés no es el mejor consejero, afecta desde la forma de pensar hasta la parte física. Además, se genera por distintos motivos (trabajo, familia o pareja), generando vibras negativas en muchos factores de tu vida diaria, por lo que es importante saber tratarlo.

¿Qué tanto afecta el estrés a la vida sexual de las personas?

El estrés puede hacer que no solo disminuya la libido, además afecte el humor. Las alteraciones que con frecuencia se presentan en los hombres producto del estrés en la vida sexual son la disfunción eréctil y la eyaculación precoz, lo que hacen que las relaciones sexuales sean de menor calidad y precariamente satisfactorias.

Por si fuera poco, las hormonas que se producen cuando se está estresado, puede afectar el metabolismo, lo que ocasiona altas y bajas de peso. Además, el estrés crónico podría generar ansiedad y depresión, generando problemas en una vida sexual saludable. Incluso, no se está libre de sufrir de disfunción eréctil a raíz del estrés.

Tanto este último como la ansiedad pueden desencadenar la manera en que tu cerebro envía señales al pene para que tenga un mejor flujo sanguíneo. Por último, el estrés, la ansiedad y la depresión pueden afectar tu autoestima, así como también disminuir tu deseo por el sexo.

¿Cómo se puede mejorar la vida sexual a pesar del estrés?

Tener intimidad ayudar a reducir el estrés, aunque se debe priorizar el tiempo para el disfrute con la pareja durante el día. Es importante no dejarlo para el final, ya que el varón podría encontrarse cansado, afectando el encuentro sexual.

Un punto importante son los sentimientos expresados durante el sexo. Son defensas naturales contra el estrés (la cercanía, las expresiones de cariño, el apego), que producen calma o relajación que ayudan a controlarlo.

La práctica del ejercicio físico o de relajación, así como yoga, recibir un masaje o incluso darse un baño con agua tibia pueden llegar a ser vital. Si se ha hecho todo lo posible por controlar el estrés, pero no ha habido resultados, se debe buscar ayuda especializada de un médico o de un terapeuta experto en la materia. Los resultados cambiarán la vida de forma positiva, especialmente en la sexual.

Compartir